Gobernanza world map
Gobernanza > Documentos de política

Declaración de Ginebra del Decimotercer Congreso Meteorológico Mundial

Nosotros, los delegados de 170 Estados Miembros y Territorios de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), reunidos en Ginebra del 4 al 26 de mayo de 1999 en el Decimotercer Congreso Meteorológico Mundial, declaramos lo siguiente:

Tomamos nota de que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, el Consejo Económico y Social y las comisiones económicas y sociales regionales han hecho un llamamiento a la OMM para que contribuya, en el ámbito de su competencia, a la acción emprendida a nivel internacional, regional y nacional para fomentar y apoyar el desarrollo sostenible, en especial las actividades pertinentes a los desastres naturales relacionados con el tiempo y el clima, al cambio climático y a la protección del medio ambiente.

Tomamos nota asimismo de que las contribuciones hechas por la OMM, o por intermedio de la Organización, en respuesta a ese llamamiento, en particular a través de la red mundial de Servicios Meteorológicos e Hidrometeorológicos Nacionales, que reviste crucial importancia para las estrategias internacionales de protección del medio ambiente mundial, entre las que destacan las relativas al cambio climático y al agotamiento del ozono estratosférico.

Reconocemos la importancia de un sistema internacional único e integrado para la observación, la recopilación, el proceso y la difusión de datos y productos meteorológicos y conexos, que funcione en el marco de la Vigilancia Meteorológica Mundial de la OMM.

Estamos conscientes de la necesidad de garantizar la aplicación debida de la letra y el espíritu de la Resolución 40 adoptada por el Duodécimo Congreso Meteorológico Mundial sobre la "Política y práctica de la OMM para el intercambio internacional de datos y productos meteorológicos y afines, incluidas las directrices sobre relaciones en actividades meteorológicas comerciales".

Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para garantizar que las prácticas nacionales en vigor en sus países, sobre todo las que se aplican por intermedio de sus Servicios Meteorológicos e Hidrometeorológicos Nacionales, se ajustan a la política, la práctica y las directrices antes mencionadas para el intercambio internacional de datos y productos meteorológicos y conexos.

Reafirmamos la vital importancia de la misión de los Servicios Meteorológicos e Hidrometeorológicos Nacionales en la observación y la comprensión del tiempo y el clima, y en la prestación de los servicios meteorológicos y conexos en apoyo de las necesidades nacionales. Esa misión puede expresarse como contribución a las necesidades nacionales en los aspectos siguientes: a) protección de vidas y de bienes; b) protección del medio ambiente; c) contribución al desarrollo sostenible; d) continuidad asegurada de las observaciones de datos meteorológicos y conexos, y en particular de los datos climatológicos; e) fomento de la creación de capacidad endógena; f) cumplimiento de los compromisos internacionales; y g) contribución a la cooperación internacional.

Conscientes de que los sistemas meteorológicos y climáticos del mundo no reconocen fronteras políticas, y están en continua interacción. Por consiguiente, ningún país puede ser autosuficiente al atender a sus necesidades de servicios meteorológicos y los países deben trabajar conjuntamente en un espíritu de asistencia y cooperación mutua.

Expresamos nuestra profunda preocupación por los posibles efectos en la provisión de servicios meteorológicos mundiales de cualquier hecho que ponga en peligro el sistema internacional único e integrado para la obtención e intercambio de datos y productos meteorológicos y conexos; un sistema que ha beneficiado a la comunidad mundial durante más de un siglo. Esos acontecimientos pueden afectar el suministro eficaz y eficiente de datos, información, productos y servicios meteorológicos apropiados; así como el papel y el funcionamiento de los Servicios Meteorológicos e Hidrometeorológicos Nacionales, repercutiendo negativamente en la economía, el medio ambiente, el bienestar de los pueblos y en toda la comunidad internacional.

Reconocemos que son los interesados de cada país, plenamente conscientes de los objetivos, necesidades, recursos y aspiraciones nacionales, los que deben evaluar y decidir la estrategia nacional concreta para el suministro futuro de los servicios meteorológicos y conexos; y alcanzar la mayor armonía posible entre el principio de su soberanía nacional y sus obligaciones internacionales en el marco de la Convención de la OMM y otros tratados y acuerdos sobre el medio ambiente y temas conexos.

Pedimos que cualquiera que sea el modelo que adopten los Servicios Meteorológicos e Hidrometeorológicos Nacionales, se debe contar con el apoyo financiero gubernamental para poner en funcionamiento y mantener la estructura básica pertinente requerida, así como el control y los servicios de interés público nacional y mundial, y que dicho apoyo debe fortalecerse cuando sea necesario.

Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos para que presten la debida consideración a las afirmaciones expresadas en la presente Declaración. Consideramos que ello será beneficioso para el desarrollo sostenible, en apoyo de la economía y el progreso social nacional; y que contribuirá considerablemente a la reducción de las pérdidas de vidas humanas y bienes resultantes de desastres naturales y otros fenómenos que ocasionan catástrofes, así como a la protección del medio ambiente y del clima global para las generaciones presente y futuras.

 

top
line

 


 
© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad