Sala de prensa world map
Sala de prensa > Noticias

Noticias

2 de diciembre de 2013

Respuesta a los factores de presión medioambiental
del siglo XXI

GAW logo

La Conferencia técnica “Respuesta a los factores de tensión ambiental del siglo XXI", de dos días de duración, hizo hincapié en los retos que plantean el aumento de los gases de efecto invernadero, los fenómenos meteorológicos extremos, las presiones ejercidas sobre el ciclo hidrológico, la contaminación y la mayor densidad de población mundial que vive en núcleos urbanos.

Las conclusiones de la Conferencia técnica celebrada los días 18 y 19 de noviembre se presentarán en la decimosexta reunión de la Comisión de Ciencias Atmosféricas de la Organización Meteorológica Mundial. El Servicio Meteorológico Nacional de Turquía fue el anfitrión de ambos eventos, que se celebraron en Antalya (Turquía).

Las conclusiones de las reuniones se tendrán en cuenta en las decisiones de la OMM sobre inversiones en investigación y desarrollo para fomentar los avances científicos que propician servicios accesibles y beneficiosos para la sociedad. También servirán como orientaciones en las actividades de la OMM encaminadas a fortalecer las asociaciones en el plano científico, en particular entre los hidrólogos, los meteorólogos y climatólogos, los administradores de los servicios de salud y los planificadores del urbanismo y la energía.

“El tifón Haiyan (Yolanda) ha puesto claramente de relieve los factores de tensión medioambiental característicos de comienzos del siglo XXI, susceptibles de intensificarse a medida que avance el siglo", afirmó Jeremiah Lengoasa, Secretario General Adjunto de la OMM.

Señaló asimismo que la devastación y el gran número de víctimas mortales provocadas por el tifón en las Islas Filipinas habían puesto de manifiesto la necesidad de que se adoptara un enfoque de la reducción de riesgos de desastre más integrado y de que se mejorara la comunicación de avisos multirriesgos en las zonas costeras vulnerables.

“La rápida evolución del mundo hace que la humanidad esté expuesta a nuevas y cambiantes amenazas que ponen en riesgo la sostenibilidad. Muchas de esas amenazas están asociadas a la compleja interacción del tiempo, el clima, el agua y los fenómenos medioambientales conexos, así como al número de personas, cada vez mayor, que reside en núcleos urbanos", afirmó el señor Lengoasa.

Las políticas para reducir al mínimo el riesgo medioambiental y aumentar al máximo los beneficios deben formularse sobre la base de una sólida información científica relativa a la atmósfera, sus procesos y las repercusiones potenciales. Esa información debe proceder de mejores mediciones a largo plazo y de una compresión más cabal de la composición de la atmósfera, así como de predicciones climáticas y medioambientales útiles para el usuario realizadas con una antelación de varios minutos, meses y décadas, señaló el señor Lengoasa.

Los programas de la OMM, entre ellos la Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) y su Proyecto de investigación sobre meteorología y medio ambiente urbanos, están adaptando esas actividades para facilitar la cooperación a nivel internacional y lograr que los retos planteados redunden en beneficios. El Marco Mundial para los Servicios Climáticos (MMSC), iniciativa encabezada por la OMM, proporcionará una plataforma integrada para lograr avances en el futuro; sus actividades prioritarias iniciales serán la gestión de los recursos hídricos, la seguridad alimentaria, la reducción de riesgos de desastre y la salud.

Entre los temas tratados en la Conferencia técnica cabe destacar:

  • los fenómenos meteorológicos de efectos devastadores y sus efectos socioeconómicos en el contexto del cambio global;
  • los recursos hídricos: modelización y predicción del ciclo del agua para la mejora de la reducción de los riesgos de desastre y de la gestión de recursos;
  • un sistema de información integrado sobre los gases de efecto invernadero para facilitar la formulación de políticas;
  • los aerosoles: efectos en la calidad del aire, el tiempo y el clima;

  • la urbanización: investigaciones y servicios para las megaciudades y grandes complejos urbanos;
  • nuevas tecnologías, incluida la geoingeniería.

Las concentraciones de gases que atrapan el calor en la atmósfera, como el dióxido de carbono, han alcanzado nuevamente un valor sin precedentes, según se desprende del Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero.

Ello está provocando la fusión del hielo marino en el Ártico, que repercute con más intensidad en el cambio climático, en particular en las regiones polares y en una zona más amplia del hemisferio norte, señaló Michel Béland, presidente de la Comisión de Ciencias Atmosféricas.

Los océanos absorben la mayor parte de la energía adicional. El aumento de dióxido de carbono en los océanos produce su acidificación, que podría afectar a los medios de vida de más de 500 millones de personas en situación de pobreza en todo el mundo cuya subsistencia depende de los océanos, afirmó el señor Béland.

Alrededor del 90 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono se genera en zonas urbanas, según se desprende de los documentos presentados en la Conferencia técnica.

A los factores de tensión ambiental debidos al cambio climático cabe sumar el crecimiento demográfico. Se prevé que en 2050 la población urbana pase de 3600 millones a 6200 millones de personas, es decir, un 66 por ciento del total mundial; ese aumento se producirá en particular en las megaciudades.

“Las zonas de mayor riesgo están situadas en las costas, expuestas a tifones y mareas de tempestad, cuyos efectos serán más graves si se produce un aumento de la intensidad y la frecuencia de los riesgos naturales", afirmó el señor Béland.

El crecimiento de las poblaciones urbanas y de las megaciudades requiere asimismo una mayor interacción entre las comunidades de gestión de los recursos hídricos, la salud (habida cuenta de los graves efectos de la contaminación del aire) y la meteorología. Esa cooperación tiene lugar actualmente en el contexto del MMSC.

 

 

top
line

 

Temas relacionados

 
© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad