Comunicado de prensa world map
Sala de prensa > Comunicado de prensa

 

Comunicado de prensa Nº 900

Comunicado destinado solamente a informar a la prensa
No es un documento oficial

 

LA OMM ANUNCIA QUE SE PREVÉ QUE EN 2011 CONTINÚE, DE MODERADO A FUERTE, EL ACTUAL EPISODIO DE LA NIÑA  

Ginebra, 11 de octubre de 2010 (OMM) – Según se indica en el Boletín “El Niño y La Niña hoy”, publicado hoy por la Organización Meteorológica Mundial, en el océano Pacífico ecuatorial se han identificado claramente las condiciones de un episodio de moderado a fuerte de La Niña que, probablemente, se mantendrán al menos hasta el primer trimestre del año que viene, y que podría incluso reforzarse a lo largo de los cuatro a seis próximos meses.

Un episodio de La Niña se caracteriza por temperaturas oceánicas inusualmente frías en la parte central y oriental del Pacífico tropical, mientras que un episodio de El Niño se caracteriza por temperaturas anormalmente cálidas en la misma región. Ambos fenómenos pueden llegar a durar hasta 12 meses o más y alterar el régimen habitual de las precipitaciones y la circulación atmosférica de las latitudes tropicales, así como tener repercusiones generalizadas en el clima de muchas partes del mundo, con los riesgos asociados a condiciones climáticas peligrosas.

Según el Boletín de la OMM, prácticamente todos los modelos de predicción prevén que este episodio de la Niña continúe y, probablemente se recrudezca, durante los cuatro a seis próximos meses, perdurando el fenómeno hasta bien avanzado el primer trimestre de 2011.

Ello se debe a la estrecha interacción existente entre las características oceánicas y atmosféricas del fenómeno actual y a la gran extensión cubierta por temperaturas inferiores a lo normal bajo la superficie del océano.

El actual episodio de la Niña medró rápidamente en junio y julio de 2010, después de que, en abril, se disipara el episodio de El Niño 2009/2010. Desde agosto el fenómeno se ha manifestado con una intensidad de moderada a fuerte.

En la parte central y oriental del Pacífico ecuatorial las temperaturas de la superficie del mar son alrededor de 1,5º Celsius inferiores a lo normal. Las condiciones atmosféricas del Pacífico tropical están ahora estrechamente unidas a la configuración de la temperatura de la superficie del mar, con vientos alisios más intensos y una nubosidad reducida sobre una buena parte de la región.

Las condiciones observadas bajo la superficie de las zonas central y oriental del Pacífico ecuatorial también reflejan la presencia de un episodio de La Niña. Las aguas inmediatamente bajo la capa superficial del océano son generalmente de 2º a 6º Celsius inferiores a lo normal. Este gran volumen de agua inusualmente fría podría mantener o reforzar las bajas temperaturas de la superficie del océano.

Gestión de riesgos climáticos

Aunque este episodio de La Niña presente algunas similitudes con los anteriores, sus efectos sobre las condiciones climáticas locales podrían ser diferentes de las observadas en el pasado. Por lo tanto, en lo referente a la gestión de riesgos relacionados con el clima, es importante consultar una información regional sobre el clima y la evolución probable del mismo que tenga en cuenta las condiciones prevalentes del fenómeno La Niña, así como otros factores que puedan influir en el clima local.

Las instituciones meteorológicas nacionales y regionales y los foros sobre la evolución probable del clima de todo el mundo han estado emitiendo previsiones detalladas y adecuadas a las diferentes regiones sobre la posible evolución del clima, con objeto de ayudar a los gobiernos, las empresas y la sociedad civil a prepararse para enfrentarse a los riesgos climáticos que, generalmente, conlleva el fenómeno de La Niña, como inundaciones y sequías y, por consiguiente, a reducir dichos riesgos.

El Boletín “El Niño y La Niña hoy” es el fruto de una estrecha colaboración entre la OMM y el Instituto internacional de investigación sobre el clima y la sociedad (IRI) de Estados Unidos, y se basa en la información facilitada por centros de predicción climática y expertos de todo el mundo. Es una contribución a la labor del Equipo de Trabajo Interinstitucional sobre la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres.

Cursillo sobre El Niño/Oscilación Austral en América del Sur 

El Niño y La Niña representan extremos opuestos del ciclo de El Niño/Oscilación Austral (ENOA). Se trata de un fenómeno climático natural a gran escala que se manifiesta de año en año en forma de variaciones coherentes, a veces muy agudas, de las temperaturas de la superficie del mar, de las pautas de precipitaciones, de la presión atmosférica en superficie y de la circulación atmosférica en el océano Pacífico ecuatorial. Muchos países se dedican a investigar intensamente este ciclo a causa de sus efectos sobre las condiciones climáticas en el mundo.

Con objeto de profundizar estas investigaciones, centrándose principalmente en América del Sur, el Programa Mundial de Investigaciones Climáticas patrocina un Cursillo internacional sobre ENOA, variabilidad decenal y cambio climático en América del Sur, que se está organizando en Guayaquil (Ecuador), del 12 al 14 de octubre de 2010, en colaboración con el Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno El Niño (CIIFEN).

Expertos de todo el mundo abordarán diferentes temas relacionados con el fenómeno, entre los que figuran: la variabilidad decenal natural de los efectos del ENOA, los detalles de las diferencias de pautas de temperaturas de la superficie oceánica entre los diversos episodios de El Niño y la influencia del ENOA sobre el calentamiento de la Tierra, así como la forma en que afecta a los modelos meteorológicos mundiales. Estas investigaciones permitirán recabar una información adicional muy útil para las instancias decisorias de la comunidad en general.

Notas para los editores:

Generalmente, durante los episodios de La Niña, las precipitaciones pluviales aumentan en el oeste del Pacífico ecuatorial, en Indonesia y en Filipinas mientras que casi desaparecen en el este del Pacífico ecuatorial. Se suele observar que, de diciembre a febrero, la zona septentrional de América del Sur y el África meridional experimentan una humedad superior a lo normal, y lo mismo ocurre de junio a agosto en la parte suroriental de Australia. Generalmente, de diciembre a febrero, se observan condiciones más secas de lo habitual a lo largo de la costa de Ecuador, al noroeste de Perú y en la parte oriental del África ecuatorial, y de junio a agosto en la parte meridional de Brasil y central de Argentina.

Los episodios de La Niña también provocan anomalías de temperaturas a escala mundial, y la mayor parte de las regiones afectadas experimentan condiciones inusualmente frías. Por ejemplo, de diciembre a febrero, se observan temperaturas inferiores a lo normal en el África suroriental, Japón, el sur de Alaska y el oeste y centro de Canadá, así como el sureste de Brasil; mientras que de junio a agosto se experimentan condiciones más frías de lo habitual en India y el sureste asiático, a lo largo de la costa occidental de América del Sur, en la región del Golfo de Guinea, y en la zona septentrional de América del Sur y partes de América Central; asimismo, de diciembre a febrero, se observan temperaturas superiores a lo normal a lo largo de la costa del Golfo de los Estados Unidos.

Aunque los episodios de El Niño/La Niña pueden alterar determinadas características climáticas en el mundo entero, sus resultados nunca son exactamente idénticos. Es además importante recordar que, si bien el estado de El Niño o La Niña puede ser el elemento más importante de las evaluaciones de los riesgos climáticos en muchas regiones, también pueden surgir episodios climáticos extremos como consecuencia de las interacciones del océano y la atmósfera fuera del Pacífico tropical. Por lo tanto, para realizar previsiones de la evolución probable del clima, es necesario tener en cuenta tanto los efectos del actual episodio de La Niña como otros factores climáticos específicos localmente importantes.

Durante los próximos meses los especialistas de la predicción climática seguirán facilitando interpretaciones más detalladas de las fluctuaciones del clima regional, que se comunicarán mediante los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales. Los enlaces para acceder a los sitios web de esos Servicios figuran en la dirección siguiente:
http://www.wmo.int/pages/members/members_en.html

Si desea más información acerca del Cursillo internacional sobre ENOA, variabilidad decenal y cambio climático en América del Sur, sírvase consultar la página web:
www.clivar.org/meetings/enso_2010.php

 

La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado

de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

 

Para más información, diríjase a:

Sra. Carine Richard-Van Maele, jefa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas de la OMM,
tel.: +41 (0)22 730 8315, móvil: +(41 79) 406 47 30, correo electrónico: cpa@wmo.int,

 

Sra. Clare Nullis, agregada de prensa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas de la OMM, tel.: +41 (0)22 730 8478; correo electrónico: cnullis@wmo.int

 

Sitio web de la OMM: http://www.wmo.int

 

 

top
line

 


 
© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad