Comunicado de prensa world map
Sala de prensa > Comunicado de prensa

 

Comunicado de prensa Nº 913

Comunicado destinado solamente a informar a la prensa
No es un documento oficial

 

El Equipo especial de alto nivel recomienda la creación de un nuevo marco para los servicios climáticos con objeto de salvar vidas y bienes
y de reducir desastres

GINEBRA, 12 de mayo (OMM) – Un grupo de expertos de alto nivel recomienda la creación de un nuevo sistema mundial para la prestación de servicios climáticos, con el fin de que los países puedan entender mejor el cambio climático y adaptarse al mismo, reduciendo el riesgo de desastres causados por fenómenos meteorológicos extremos y salvando vidas y bienes en el futuro.

En su informe, el Equipo especial de alto nivel propone una estrategia para establecer un Marco Mundial para los Servicios Climáticos, con objeto de mejorar el actual suministro de información climática y de subsanar las deficiencias existentes, así como de asegurarse de que esta información llega hasta los países y comunidades vulnerables que son los que más la necesitan.

El Equipo especial ha calculado que el costo de la implantación ascendería a unos 75 millones de dólares estadounidenses al año, de los cuales unos 72 millones provendrían de fondos de ayuda al desarrollo y estarían destinados a proyectos de creación de capacidad en los países más vulnerables a los efectos perjudiciales de los fenómenos climáticos. El Marco propuesto ofrecería un concepto holístico para responder a los problemas planteados por la variabilidad del clima, el cambio climático y la reducción de desastres, aprovechando las capacidades existentes en materia de prestación de servicios de los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales y de otras organizaciones que trabajen en ese ámbito.

Jan Egeland, copresidente del Equipo especial de alto nivel, explicó: "se trata de una modesta inversión gracias a la cual se podrían revolucionar los conocimientos y la situación de las comunidades vulnerables al clima. Merced a ello, se salvarían vidas, se prevendrían desastres y se reforzarían y mejorarían la agricultura y los servicios sanitarios e hídricos en los lugares que más lo necesitan".

El Sr. Michel Jarraud, Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial, declaró "todos compartimos el mismo planeta, la misma atmósfera, el mismo océano, el mismo clima multifacético. Cada comunidad, cada sector socioeconómico se ve afectado por la variabilidad del clima y el cambio climático".

"Estoy convencido de que todas las inversiones que se realicen en adaptación, mitigación y gestión de riesgos climáticos se desaprovecharán, e incluso se podrían perder, si no se basan en los mejores conocimientos científicos existentes, en la mejor información posible. Ésta es la razón de ser del Marco Mundial para los Servicios Climáticos. Se trata de poner a disposición de las instancias decisorias la mejor información posible."

El Equipo especial presentó su informe en la reunión de la Plataforma Mundial para la Reducción de los Riesgos de Desastre, el acontecimiento mundial más destacado en materia de reducción de riesgos de desastre y capacidad de adaptación de las comunidades. La OMM participa activamente en esta Plataforma Mundial a través de la labor considerable que está realizando sobre reducción de riesgos de desastres, la cual figura en el informe del Equipo especial como una de las prioridades más importantes.

A raíz de las recomendaciones de la Tercera Conferencia Mundial sobre el Clima, celebrada
en 2009, las Naciones Unidas encargaron al Equipo especial de alto nivel que elaborara el informe. Éste se estudiaría durante el Decimosexto Congreso Mundial de Meteorología (16 de mayo a 3 de junio) que respondería a las recomendaciones del Equipo y a las propuestas presentadas para el establecimiento del Marco Mundial para los Servicios Climáticos. Un servicio climático es un proceso destinado a facilitar información que ayude a gestionar los riesgos y oportunidades relacionados con el clima.

 

Información científica fidedigna

En el transcurso de los últimos decenios, aproximadamente el 90% de los desastres han sido consecuencia de condiciones meteorológicas y climáticas peligrosas como ciclones tropicales, mareas de tempestad, crecidas y sequías. Las pérdidas económicas causadas por esas catástrofes se cifran actualmente en unos 100 000 millones de dólares estadounidenses por año y siguen aumentando, lo que podría causar un retraso de años o incluso de decenios en el ritmo de desarrollo.

Se prevé que el cambio climático conlleve un incremento de la intensidad y frecuencia de estos fenómenos extremos. El crecimiento demográfico significa que irá aumentando el número de poblaciones vulnerables.

Por lo tanto, es cada vez más importante poder disponer de información climática con sólidos fundamentos científicos que permita mejorar los conocimientos sobre esos fenómenos extremos, y así adoptar las medidas pertinentes para evitar que se transformen en desastres con importantes pérdidas de vidas, bienes y empleos. Hoy en día, un control adecuado de los riesgos climáticos existentes es la base para gestionar en el futuro los nuevos riesgos climáticos.

Los progresos realizados en materia de creación de modelos climáticos y de predicciones sobre el clima brindan oportunidades sin precedentes de tratar los riesgos y los fenómenos extremos gracias a una planificación y a estrategias de gestión de riesgos a medio y largo plazo que se apoyen en conocimientos científicos fidedignos.

El informe del Equipo especial de alto nivel estipula que el uso mundial de mejores servicios climáticos aportaría beneficios sociales y económicos sustanciales.

"Inaceptable e injusto"

El informe del Equipo especial subrayó tres hechos fundamentales:

“En primer lugar, somos conscientes de que todos estamos expuestos a los efectos del clima, y particularmente de sus extremos, que ocasionan la pérdida de vidas y medios de subsistencia en todo el mundo, aunque en mucha mayor medida en los países en desarrollo. En segundo lugar sabemos que, allí donde existen, unos servicios climáticos eficaces y basados en las necesidades son de gran ayuda para las comunidades, empresas, organizaciones y gobiernos a la hora de gestionar los riesgos y de beneficiarse de las oportunidades que ofrece el clima. En tercer lugar, sabemos que hay una gran desproporción entre las necesidades de servicios climáticos y la disponibilidad de éstos. Los servicios climáticos son más endebles allí donde más necesarios son: en los países en desarrollo vulnerables al clima.”

Asimismo, en el informe del Equipo especial se puede leer: “Consideramos que esa situación es inaceptable e injusta. Contemplamos un sistema de extremo a extremo que abarque la prestación de servicios climáticos y su aplicación a la toma de decisiones en todos los ámbitos de la sociedad". Para ello sería necesario una movilización de esfuerzos a nivel mundial”.

“Creemos que el Marco Mundial para los Servicios Climáticos es el vehículo adecuado para orientar y coordinar esas iniciativas. Con una inversión modesta, y beneficiándose de los sistemas y capacidades existentes, permitirá obtener, en nuestra opinión, grandes beneficios. Grandes beneficios en forma de reducción de riesgos de desastre, mejora de la seguridad alimentaria, mejora de la salud, y una adaptación más eficaz al cambio climático. Grandes beneficios en términos de desarrollo y bienestar en todos los países, pero particularmente en los más desfavorecidos y vulnerables”. El Equipo especial contaba con 12 miembros y estaba copresidido por Mahmoud Abu Zeid (Egipto) y Jan Egeland (Noruega).

Recomendó que se asignara alta prioridad a los sectores hídrico, sanitario, agrícola y de reducción de riesgos de desastre.

Facilitó ejemplos concretos de cómo era posible reducir los riesgos de desastre gracias a políticas activas basadas en información científica. Como en el caso de China, en donde se estimaba que durante las inundaciones de julio de 1959, murieron 2 millones de personas; sin embargo, durante el reciente decenio 2000-2009, el promedio anual de muertes registradas había descendido a 577, ello gracias a los progresos realizados en materia de vigilancia de crecidas y de sistemas de alerta temprana, unidos a servicios de evacuación eficaces.

Asimismo, en el Gran Cuerno de África, Bangladesh, China e India, en donde durante el último siglo millones de personas habían muerto a causa de la hambruna, se habían reducido considerablemente e incluso eliminado esas enormes tasas de mortalidad gracias a programas de seguridad alimentaria. Éstos combinaban vigilancia, alertas tempranas e información sobre el clima y la agricultura así como sobre el estado de los hogares y de los mercados alimentarios, incorporando los resultados a los mecanismos nacionales e internacionales de ayuda alimentaria. En muchos países, los gobiernos utilizan de forma habitual las previsiones estacionales para prepararse de cara a posibles tiempos difíciles y evitar que un fenómeno climático extremo se transforme en desastre.

Subsanar las deficiencias

La estructura y redes actuales de la OMM ofrecen ya una base para un sistema mundial para los servicios climáticos y se pueden potenciar fácilmente para disponer de un punto de partida. Existen, entre otros, sistemas operativos de observaciones e intercambio de datos meteorológicos y climáticos, programas de investigación sobre el clima y técnicas de gestión de riesgos utilizados en diversos sectores económicos y sociales. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales desempeñan un papel esencial en la prestación de servicios climáticos, debido a la importante función que detienen en materia de observaciones meteorológicas y sistemas de alerta temprana.

Lo que se echa en falta es un marco que vincule los elementos disponibles, que los potencie, que subsane las deficiencias, que responda a las carencias y que cree nuevas capacidades en los países en desarrollo que son los más vulnerables a la variabilidad del clima y al cambio climático. Actualmente, más de la tercera parte de los países prestan unos servicios climáticos que no van más allá de los productos más básicos y algunos son incluso incapaces de alcanzar ese nivel.

Michel Jarraud explicó "es preciso reforzar la investigación en todo el mundo. Hay que lograr servicios climáticos más adecuados, tal y como ocurre con los servicios meteorológicos. Eso, ningún país puede lograrlo por sí sólo, ni siquiera el más grande. Es necesario un sistema multilateral y multidisciplinario".

La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado

de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

Para más información, diríjase a:

Sra. Carine Richard-Van Maele, Jefa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas, Organización Meteorológica Mundial. Tel.: +41 (0)22 730 8315; correo electrónico: cpa@wmo.int

Sra. Clare Nullis, Encargada de prensa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas, Organización Meteorológica Mundial. Tel.: +41 (0)22 730 8478; (41-79) 7091397 (móvil); correo electrónico: cnullis@wmo.int

Sitio web: http://www.wmo.int

 

 

top
line

 


 
© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad