Sala de prensa world map
Sala de prensa > Comunicados de prensa

 

Comunicado de prensa N° 925

Comunicado destinado solamente a informar a la prensa
No es un documento oficial

 

La OMM publica un nuevo número del Boletín El Niño/La Niña hoy

Unas condiciones neutras o un episodio débil de La Niña son las hipótesis
más probables para el resto de 2011

 

Ginebra, 1 de septiembre de 2011 (OMM) – La Organización Meteorológica Mundial (OMM) acaba de publicar su último Boletín sobre El Niño y La Niña, fenómenos del Pacífico que influyen en la configuración de la circulación atmósfera-océano a gran escala en los trópicos y tienen consecuencias importantes en el tiempo y el clima del mundo entero.

Las hipótesis más probables para el resto de 2011 es que persistan unas condiciones casi neutras −con temperaturas oceánicas, precipitaciones tropicales y vientos atmosféricos sobre el océano Pacífico ecuatorial próximos a la media a largo plazo− o que se vuelvan a producir condiciones características de La Niña, según las predicciones de los modelos y las interpretaciones de los expertos en que se ha basado la OMM.

Si llega a producirse un episodio de La Niña, todo parece indicar que será considerablemente más débil que el episodio de intensidad moderada a fuerte de 2010/11, que terminó en mayo de 2011 y trajo consigo condiciones de humedad con consecuencias desastrosas en algunas zonas de Australia, Indonesia, el sureste de Asia y partes del norte de América del Sur (por ejemplo, en Colombia), y de sequía en zonas del Cuerno de África, en la parte central del suroeste de Asia, la parte suroriental de América del Sur y el sur de Estados Unidos de América.

Según el Boletín El Niño/La Niña hoy, es sumamente improbable que se vaya a formar un episodio de El Niño.

El Niño se caracteriza por temperaturas inusualmente cálidas de la superficie del océano en la parte central y oriental del Pacífico tropical, mientras que La Niña es el fenómeno contrario, que se caracteriza por temperaturas inusualmente frías de la superficie del océano en la misma zona. Ambos fenómenos están estrechamente ligados a la circulación atmosférica en los trópicos y se sabe que influyen significativamente en las características del tiempo y del clima de todo el globo. No obstante, también hay otros factores que influyen en las características climáticas estacionales de diferentes partes del mundo, que deben tenerse asimismo en cuenta.

Tras haberse disipado un episodio de La Niña de intensidad moderada a fuerte que predominó en el océano Pacífico tropical durante el período de septiembre de 2010 a febrero de 2011, en esa zona prevalecieron unas condiciones neutras desde mayo de 2011 en adelante. No obstante, todavía quedan residuos de La Niña, que se manifiestan especialmente en algunas características atmosféricas.

Las observaciones de las últimas semanas han venido revelando que se ha ido produciendo una evolución hacia los valores fríos del rango de las condiciones neutras, en lo que se refiere a la temperatura superficial y subsuperficial del océano, junto con los cambios correspondientes de la circulación atmosférica.

“Todos estos cambios juntos indican que hay más posibilidades de que se forme un episodio débil de La Niña en los próximos meses. En general, el conjunto de los modelos de predicción indica toda una gama de resultados posibles para el resto de 2011 que, en su mayoría, coinciden en apuntar hacia la persistencia de unas condiciones casi neutras, pero solo con un margen muy pequeño sobre la aparición de un episodio débil de La Niña”, se indica en el Boletín.

“Dada la incertidumbre actual, es necesario vigilar atentamente la situación para detectar indicios más claros de una futura evolución”, se apunta también en el Boletín.

El Boletín El Niño/La Niña hoy es una publicación basada en el consenso, fruto de una estrecha colaboración entre la OMM y el Instituto internacional de investigación sobre el clima y la sociedad (IRI), ubicado en Estados Unidos, que se basa en la información facilitada por distintos centros de predicción climática y expertos de todo el mundo.


 

La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

Para más información, diríjase a:
Sra. Clare Nullis, agregada de prensa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas.
Tel: +41 (0)22 730 8478;
(41-79) 7091397 (móvil);
correo electrónico: cnullis[at]wmo.int

 

Antecedentes:

ENOS es el acrónimo de El Niño/Oscilación del Sur. El ciclo del ENOS se refiere a las variaciones interanuales de las temperaturas de la superficie del mar, las precipitaciones convectivas, la presión del aire en superficie y la circulación atmosférica que se dan en el océano Pacífico ecuatorial.

El Niño –que recibe ese nombre por el Niño Jesús ya que este fenómeno suele producirse en diciembre− y La Niña representan extremos opuestos del ciclo del ENOS.

El Niño se refiere a las temperaturas de la superficie del mar superiores a la media que se dan periódicamente en las partes oriental y central del Pacífico ecuatorial. Constituye la fase cálida del ciclo del ENOS.

La Niña se refiere al enfriamiento periódico de la temperatura de la superficie del mar en las partes oriental y central del Pacífico ecuatorial. Constituye la fase fría del ciclo del ENOS.

El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) neutro se refiere a los períodos en los que no se producen episodios de El Niño ni de La Niña. Esos períodos suelen coincidir con la transición entre los episodios de El Niño y La Niña. Durante esos períodos neutros, las temperaturas oceánicas, las precipitaciones tropicales y los vientos atmosféricos sobre el océano Pacífico ecuatorial son cercanos a la media a largo plazo.

Las fluctuaciones de las temperaturas oceánicas durante los episodios de El Niño y La Niña van acompañadas de fluctuaciones a escala aún mayor de la presión del aire entre la parte occidental y la parte oriental del Pacífico tropical, que se conocen como la Oscilación del Sur.

Por lo general, durante los episodios de La Niña, las precipitaciones aumentan en la parte occidental del Pacífico ecuatorial, incluidos el norte de Australia e Indonesia, de diciembre a febrero, y en Filipinas de junio a agosto, mientras que casi desaparecen en la parte oriental del Pacífico ecuatorial. Además, se suele observar que, de diciembre a febrero, en el norte de América del Sur y el sur de África se dan condiciones más húmedas de lo normal, y lo mismo ocurre de junio a agosto en el sur de Asia y en la parte suroriental de Australia. Por el contrario, a lo largo de la costa de Ecuador, al noroeste de Perú y en la zona ecuatorial del este de África se observan condiciones más secas de lo habitual de diciembre a febrero, y en el sur de Brasil y el centro de Argentina de junio a agosto.

Además, se sabe que La Niña suele dar lugar a una temporada de huracanes relativamente más activa de lo normal en el Atlántico Norte tropical entre junio y noviembre.

El hecho de que el ENOS se encuentre en una fase neutra no implica que las pautas climáticas correspondientes vayan a ser casi normales; puede haber otras influencias en el clima regional y local, que han de tenerse debidamente en cuenta.

 

sp
 

 

top
line

 

© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad