Comunicado de prensa world map
Sala de prensa > Comunicado de prensa

 

Comunicado de prensa Nº 930

Comunicado destinado solamente a informar a la prensa
No es un documento oficial

 

OMM: EL PERFECCIONAMIENTO DE LOS SERVICIOS CLIMATICOS MEJORARIA LA GESTION DE LA SEQUIA

Ginebra / Changwon, República de Corea, 18 de octubre de 2011 (OMM) – De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial, los avances científicos han sentado las bases sobre las que pueden fundarse políticas más efectivas para combatir y gestionar la sequía y la desertificación. El reto que plantea el cambio climático hace que sea indispensable poner en práctica los conocimientos científicos.

La seguridad alimentaria y los recursos hídricos son unas de las principales esferas prioritarias señaladas en un nuevo Marco Mundial para los Servicios Climáticos que están elaborando actualmente la OMM y sus asociados de organismos humanitarios y de las Naciones Unidas. Su propósito consiste en aumentar la disponibilidad, puntualidad y adecuación de información climática para todos los países y todas las comunidades, especialmente las más vulnerables.

Por ejemplo, se ha incrementado notablemente el grado de precisión de las predicciones estacionales regionales y nacionales pero, demasiado a menudo, esta información no llega a quienes más necesitan de ella, como los agricultores de subsistencia que han de adoptar decisiones sobre la siembra de cultivos o la cría de ganado. El Marco tiene como meta rectificar esta situación introduciendo una plataforma permanente que permita establecer un enlace entre los proveedores de información climática y los usuarios, entre otros.

“El Nuevo Marco para los servicios Climáticos será un instrumento importante para luchar contra la sequía y la degradación de las tierras,” señaló el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud. “ElMarco contribuirá a introducir políticas de gestión mejor integradas para intervenir anticipadamente en la reducción de riesgos de desastre en vez de tener que reaccionar ante situaciones críticas, como sucede actualmente. Confiamos en que estos beneficios llegarán a todos los niveles de la sociedad.”

Segmento de Alto Nivel de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación

El Sr. Jarraud expuso a grandes rasgos los planes relativos al Nuevo Marco durante el Segmento de Alto Nivel de la décima reunión de la Conferencia de las Partes sobre la Convención de Lucha contra la Desertificación, celebrada en Changwon, República de Corea. Intervino ante una mesa redonda cuyo tema fue “El aprovechamiento de los conocimientos científicos para combatir la desertificación, la degradación de las tierras y la sequía: el camino hacia la mejoría”.

La OMM colabora estrechamente con la Convención para combatir la sequía y la desertificación. Ambas organizaciones, junto con la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera de los Estados Unidos, están preparando un simposio internacional acerca de sistemas integrados de información sobre la sequía que se celebrará en Marruecos en noviembre de 2011. Éste desembocará en una Reunión de alto nivel sobre políticas nacionales contra la sequía que tendrá lugar en marzo de 2013.

La OMM y la Convención también están elaborando un Programa de gestión integrada de sequías con la Asociación Mundial para el Agua con el fin de ofrecer orientación sobre políticas y gestión mediante una iniciativa coordinada mundialmente para generar conocimientos científicos e intercambiar las prácticas más idóneas en relación con la gestión de riesgos de sequía.

Aunque muchos países poseen estrategias eficaces de reducción de riesgos de desastre aplicables ante las inundaciones y los ciclones tropicales, a menudo, reaccionan frente a la sequía como ante las situaciones graves. Con el fin de evitar que vuelva a repetirse la tragedia humanitaria que afecta al Cuerno de áfrica, es preciso adoptar políticas integradas sobre la sequía que abarquen la evaluación de riesgos, el seguimiento, la predicción y la alerta temprana de la sequías, así como medidas para la reducción y atenuación de los riesgos de desastre y la respuesta a los mismos.

Durante las dos últimas décadas, las sequías se han vuelto más comunes, y es verdaderamente necesario contar con políticas nacionales y regionales al respecto.

Proyecciones Futuras

En su intervención ante la Mesa Redonda de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, el Sr. Jarraud llamó la atención sobre los siguientes puntos:

  • Aun cuando no existiera la preocupación por el reciente cambio climático, la degradación de las tierras es particularmente crítica ya que solo se explota aproximadamente un 11% de la superficie terrestre para alimentar a una población de unos 7 mil millones de personas.

 

  • El panorama es incluso más funesto si se añaden los efectos acumulativos (desde 1750) de los gases de efecto invernadero generados por las actividades humanas (quema de combustibles fósiles y explotación de tierras).

 

  • En el Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) se exponen diversas situaciones hipotéticas en las que se prevé un calentamiento que puede llegar a alcanzar entre 2,4 y 6.4 °C para finales de siglo, así como una intensificación de la precipitación en las altas latitudes y una disminución de las lluvias en las regiones subtropicales, por lo que cabe prever que, en consecuencia, aumenten las zonas afectadas por la sequía.

 

  • El informe del IPCC también anticipa que los peligros naturales serán de mayor magnitud y frecuencia lo cual, junto con el aumento del nivel del mar, implica graves consecuencias para los asentamientos humanos de los grandes deltas costeros.

 

  • Conforme a estas proyecciones, en diferentes zonas podría intensificarse la degradación de las tierras, debido a la sequía, o la erosión de los suelos, debido a una mayor cantidad de lluvia.

 

  • Un razonamiento análogo se aplica a los recursos hídricos que también están estrechamente relacionados con el cambio climático. Se prevé que la escorrentía media anual de los ríos y la disponibilidad de agua aumenten entre un 10 y un 40% en las latitudes altas y en algunas zonas tropicales húmedas, y disminuyan entre un 10 y un 30% en algunas regiones secas de las latitudes medias y las regiones subtropicales. Como consecuencia, las cuencas fluviales que una vez fueron la cuna de nuestra civilización podrían dejar de ser fértiles.

 

  • Por consiguiente, al modificar las pautas espaciales y temporales habituales de la temperatura, la precipitación, la radiación solar y los vientos, el cambio climático contribuirá a intensificar la desertificación, por lo que las sociedades deberían reconocer que, a menudo, los conocimientos históricos y tradicionales, no pueden seguir aceptándose como un indicador válido del futuro.

 

 


La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado

de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

Para mayor información, sírvase dirigirse a la Organización Meteorológica Mundial:

Sra. Clare Nullis, agregada de prensa, tel.: +41 (0)22 730 8478, +(41 79) 7091397 (cell), correo electrónico: cnullis[at]wmo.int

 

 

top
line

 


 
© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad