Comunicado de prensa world map
Sala de prensa > Comunicado de prensa

 

Comunicado de prensa Nº 933

Comunicado destinado solamente a informar a la prensa
No es un documento oficial

 

REAPARECE LA NIÑA: AUNQUE AUN DÉBIL, SE ESPERA QUE AUMENTE LIGERAMENTE DE INTENSIDAD

 

GINEBRA, 17 de noviembre de 2011 (OMM). Según el último Boletín El Niño/La Niña hoy de la Organización Meteorológica Mundial, desde agosto de 2011 las condiciones características de La Niña han vuelto a producirse en el Pacífico tropical. Se prevé que este episodio de La Niña permanecerá hasta fines del año en curso y principios de 2012, con una intensidad que podría llegar a ser moderada. Sin embargo, es probable que sea significativamente más débil que el reciente episodio, el cual se vinculó a las inundaciones y sequías en distintas partes del mundo.

El Boletín se basa en la información facilitada por los centros de la predicción del clima y los expertos en el mundo entero y es una fuente autorizada de información sobre un fenómeno que tiene efectos muy generalizados sobre el tiempo y el clima –y sobre vidas humanas y medios de subsistencia– en el mundo.

La Niña se caracteriza por temperaturas de la superficie del océano excepcionalmente frías en la parte central y oriental del Pacífico tropical, mientras que el fenómeno de El Niño se caracteriza por temperaturas de la superficie del océano inusitadamente cálidas. Ambos fenómenos están estrechamente vinculados a la circulación atmosférica en los trópicos y son factores determinantes importantes –aunque no los únicos– de las fluctuaciones estacionales e interanuales de nuestro clima.

El actual episodio de La Niña sigue de cerca al episodio de La Niña de intensidad moderada a fuerte que empezó en septiembre de 2010 y terminó con las condiciones neutras que se produjeron en mayo de 2011, cuando las temperaturas del océano, la distribución de la precipitación y los vientos atmosféricos sobre el océano Pacífico ecuatorial volvieron a aproximarse a la media a largo plazo.

Posteriormente, las condiciones neutras dieron paso a una reaparición de La Niña. A fines de octubre, la intensidad de La Niña logró pasar lentamente de un nivel moderado a fuerte.

Se descarta un episodio de El Niño antes de abril de 2012

La precendencia histórica y los resultados más recientes de los modelos de previsión indican que la  intensidad máxima de este episodio de La Niña ocurrirá a fines de 2011 o a principios de 2012, y que es sumamente improbable que se presenten condiciones de una intensidad tan fuerte como las del episodio de La Niña de 2010/11, teniendo en cuenta las previsiones procedentes de numerosos modelos informáticos. En el Boletín se señala un retorno a un estado neutral durante el período comprendido entre marzo y mayo de 2012. Sin embargo, dada la incertidumbre en la gama de resultados de modelos diversos, habrá que vigilar de cerca indicios más firmes de la máxima intensidad y duración probable de este episodio.

Es muy poco probable que se forme de nuevo un episodio de El Niño antes del período normal de transición de marzo a mayo.

Cabe señalar que varios otros factores influyen en las características climáticas estacionales además de El Niño y La Niña. Un aspecto digno de mención es la actual temperatura de la superficie del mar superior de lo normal en la parte occidental del océano Índico ecuatorial, situación que rara vez se observa durante los episodios de La Niña. Habrá que vigilar atentamente esa temperatura, al igual que las condiciones prevalecientes en el océano Índico oriental tropical, ya que estas pueden influir en las características climáticas de las zonas continentales del entorno.

El Boletín El Niño/La Niña hoy es una publicación basada en el consenso, fruto de una estrecha colaboración entre la OMM y el Instituto internacional de investigación sobre el clima y la sociedad (IRI) de Estados Unidos.

La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado de las Naciones Unidas

sobre el tiempo, el clima y el agua

Para más información, diríjase a:
Clare Nullis, agregada de prensa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas,

Tel.: +41 (0) 22 730 84 78; cel.: +41 (0) 79 709 13 97; correo electrónico: cnullis[at]wmo.int

 

Información general:

La Niña se caracteriza por temperaturas de la superficie del océano excepcionalmente frías en la parte central y oriental del Pacífico tropical, a diferencia de El Niño (término con el que los peruanos se refieren tradicionalmente al Niño Jesús, ya que el fenómeno suele observarse en la época de Navidad). Los episodios de El Niño y La Niña en general se forman una vez cada 2 a 7 años, y una vez implantados, suelen durar entre 9 y 12 meses y, en ocasiones, dos años. Sin embargo, nunca son idénticos.

A pesar de que se considera que El Niño y La Niña son los factores que más influyen en las características climáticas regionales en muchas partes del mundo, se sabe también que otros factores –tales como las condiciones en el océano Índico, el Atlántico, la cubierta de nieve euroasiática, etc.– también son determinantes y, en ese sentido, debería tomarse debida consideración de estos.

La lista que figura a continuación muestra algunos efectos clásicos que se asocian con La Niña.

Sin embargo, no es una relación completa y cabe recordar que no se producen episodios idénticosde este fenómeno.

Australia. Por lo general —aunque no siempre — los períodos de La Niña se asocian a una distribución de la precipitación superior a la media durante el segundo semestre del año en vastas regiones de Australia, en particular en las regiones orientales y septentrionales. Las temperaturas diurnas suelen ser más frías de lo normal y el riesgo de ciclones tropicales en el norte de Australia aumenta durante la estación de ciclones (de noviembre a abril). Los factores locales afectan también a la distribución de la precipitación, tales como las temperaturas de los océanos en las costas del  norte de Australia. En la actualidad, esas temperaturas son más frías que las que se produjeron en la misma época en 2010, lo cual muestra una influencia más débil en las precipitaciones del país. El episodio de La Niña de 2010/11, entre moderado y fuerte, se vinculó a fuertes lluvias e inundaciones en los estados orientales de Queensland y Victoria, en diciembre de 2010 y enero de 2011 (véase http://www.bom.gov.au/climate/enso/).

Asia. Durante las condiciones características de La Niña, en muchas partes de Filipinas se producen condiciones de precipitaciones aproximadamente iguales o superiores, en particular en las partes orientales del país (véase http://www.pagasa.dost.gov.ph/pressrelease.shtml#lanina). En Indonesia y Tailandia, la cantidad de lluvia superior a la media es también una condición característica de La Niña.

América del Sur. Por lo general, el fenómeno de La Niña provoca un aumento de las precipitaciones en el noreste de Brasil, Venezuela, Colombia y el norte de Ecuador, durante el período comprendido entre octubre y diciembre. En Colombia y Venezuela, el episodio de 2010/11 se vinculó a lluvias torrenciales, deslizamientos de tierra e inundaciones (véase http://institucional.ideam.gov.co/jsp/loader.jsf?lServicio=
Publicaciones&lTipo=publicaciones&lFuncion=loadContenidoPublicacion&id=1760)
.

En la costa de Ecuador, los llanos de Bolivia, la parte central y meridional de Chile, el norte de Argentina y Uruguay, el episodio se vincula a menudo con precipitaciones inferiores a la media durante el período comprendido entre octubre y diciembre (véase http://www.ciifenint.org/index.php?option=com_content&view=category&
layout=blog&id=65&Itemid=72&lang=es
).

América del Norte. Desde fines del verano hasta el invierno siguiente, el fenómeno de La Niña suele producir condiciones más secas de lo normal en las partes suroccidentales de Estados Unidos. En general, las condiciones más secas de lo normal se producen también en las llanuras centrales en otoño y en el sureste en invierno. Por el contrario, en el noroeste del Pacífico es muy probable que se produzcan condiciones más húmedas de lo normal a fines del otoño y principios del invierno, con la firme presencia de La Niña. Además, los inviernos de La Niña en general son más cálidos de lo normal en el sureste y más fríos de lo normal en el noroeste. El “comodín” es la menos conocida y predecible Oscilación Ártica, que este invierno podría provocar variaciones considerables a corto plazo en las temperaturas (véase http://www.noaanews.noaa.gov/stories2011/20111020_winteroutlook.html).

África. Los episodios de La Niña suelen vincularse a un aumento de las precipitaciones en los países del sur de África, entre ellos, Angola, Lesotho, Malawi, Mozambique, Namibia, el sur de la República Democrática del Congo, Sudáfrica, Swazilandia, Zambia y Zimbabwe durante el verano del hemisferio sur, así como en algunas partes de África occidental. La Niña no es el único factor coadyuvante. A La Niña se le atribuye también la deficiencia de la precipitación en la zona ecuatorial del este de África, y la sequía de 2011 en Somalia y el norte de Kenya fue exacerbada por la presencia de este fenómeno. Su impacto no es uniforme y en algunas partes del Gran Cuerno de África hay muchas más precipitaciones de lo normal durante los episodios de La Niña (véase http://www.wmo.int/pages/mediacentre/press_releases/documents/C_W_U_08_2011.pdf).

 

 

 

top
line

 

© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad