Sala de prensa world map
Sala de prensa > Comunicados de prensa

 

Comunicado de prensa OMM/PNUMA

Comunicado destinado solamente a informar a la prensa
No es un documento oficial

 

El IPCC confirma que el calentamiento de la Tierra seguirá aumentando a causa de la actividad humana y tendrá repercusiones graves
en el tiempo, el nivel del mar y el Ártico

Estocolmo, 27 de septiembre de 2013 – Una importante evaluación internacional sobre el cambio climático aprobada por 110 gobiernos aporta nuevas pruebas científicas concluyentes de que las actividades humanas están provocando cambios sin precedentes en el clima de la Tierra.

En el informe de evaluación, elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que crearon la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en 1988, se confirma que es sumamente probable (95-100% de probabilidad) que el calentamiento producido desde 1950 se deba en gran medida a la influencia humana.

En la anterior evaluación del IPCC, publicada en 2007, se calificaron las pruebas del calentamiento global causado por el hombre como “inequívocas,” o sea, que tienen al menos 9probabilidades sobre 10 de ser correctas.

En el nuevo informe se afirma además que si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan a un ritmo igual o superior al actual, los océanos, los casquetes de hielo, los glaciares, la biosfera y otros elementos del sistema climático experimentarán cambios, de los cuales algunos muy probablemente sin precedentes en los últimos decenios a milenios. Para limitar el cambio climático sería necesario reducir de forma sustancial y sostenible las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero.

“Las múltiples pruebas confirman que el calor adicional atrapado por los gases de efecto invernadero está aumentando la temperatura de la superficie de la Tierra hasta alcanzar niveles sin precedentes, calentando los océanos, aumentando el nivel del mar, derritiendo los casquetes de hielo y los glaciares, y modificando las características climáticas y los fenómenos meteorológicos extremos”, dijo el Secretario General de la OMM, señor Michel Jarraud.

“El informe del IPCC demuestra que debemos reducir considerablemente las emisiones globales con el fin de evitar los peores efectos del cambio climático. Además, contiene importantes conocimientos científicos nuevos que pueden utilizarse para ofrecer información práctica y servicios sobre el clima que ayuden a la sociedad a adaptarse a las repercusiones del cambio climático”, manifestó Jarraud.

“El cambio climático es un desafío a largo plazo pero que, al mismo tiempo, requiere la adopción de medidas urgentes, que no pueden esperar a mañana, dado el ritmo y la magnitud de la acumulación de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y el mayor riesgo de que la temperatura aumente en más de 2ºC”, dijo el Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, señor Achim Steiner.

“Es fundamental que de aquí a 2015 las Naciones Unidas adopten un nuevo acuerdo universal sobre el clima, que cuente con el respaldo de iniciativas voluntarias de apoyo orientadas, por ejemplo, a reducir la cantidad de contaminantes climáticos de corta vida como el carbón negro. Según muestran los trabajos realizados en el marco de la iniciativa integradora para una Economía Verde, los beneficios que se derivan de la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono son múltiples, desde una mejora de la salud pública y la seguridad alimentaria, junto con la generación de empleo, a la lucha contra el cambio climático en beneficio de las generaciones actuales y futuras”, añadió.

“Aquellos que quieran centrarse en los interrogantes científicos están en su derecho, pero hoy en día lo importante es centrarse en las cuestiones fundamentales y en las medidas prácticas. De lo contrario, los riesgos a que nos enfrentamos aumentarán todos los años”.

La función del IPCC consiste en proporcionar a los gobiernos del mundo información sobre el cambio climático de interés para la formulación de políticas. Su Quinto Informe de Evaluación será examinado por los negociadores encargados de concertar un nuevo acuerdo en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.

Entre las principales conclusiones del informe cabe citar las siguientes:

  • la temperatura media global en superficie aumentó 0,89 °C entre 1901 y 2012. Cada uno de los tres últimos decenios ha sido más cálido que todos los precedentes desde 1850. En el hemisferio norte 1983–2012 ha sido probablemente el período de 30 años más cálido de los últimos 1400 años. El primer decenio del siglo XXI ha sido el más cálido de todos (en la publicación El clima mundial en 2001-2010 de la OMM se estima la temperatura media global en superficie para ese decenio en 14,47°C). Las temperaturas medias globales probablemente aumenten todavía entre 0,3°C y 0,7°C durante el período comprendido entre 2016 y 2035. Es probable que, si se promedia la temperatura global en superficie a lo largo del período de 2081 a 2100, supere los niveles preindustriales en 1,5°C o, incluso, en 2°C (depen­diendo de las emisiones de gases de efecto invernadero en el futuro).
  • desde aproximadamente 1950 se han observado cambios de numerosos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos. Es muy probable que el número de días y noches fríos haya disminuido y el número de días y noches cálidos haya aumentado a escala global y es probable que en gran parte de Europa, Asia y Australia la incidencia de las olas de calor haya aumentado.
  • es prácticamente seguro que las capas superiores de los océanos (hasta una profundidad de 700 m) se hayan calentado entre 1971 y 2010. Es probable que las capas profundas de los océanos, por debajo de los 3000 m, también se hayan calentado desde el decenio de 1990, época en que se comenzó a disponer de observaciones suficientes. La energía solar entrante que almacena la Tierra suele traer consigo un calentamiento de los océanos, que entre 1971 y 2010 fue de alrededor del 93%. Los océanos mundiales seguirán calentándose durante el siglo XXI. El calor penetrará desde la superficie hasta las capas profundas de los océanos e influirá en la circulación oceánica.
  • el ritmo del aumento del nivel del mar desde mediados del siglo XIX ha sido superior a la media en los dos milenios anteriores. El nivel medio subió en aproximadamente 19 cm entre 1901 y 2010 debido al aumento del calentamiento de los océanos y al derretimiento de los glaciares y los mantos de hielo. El ritmo del aumento se aceleró entre 1993 y 2010, y es muy probable que se incremente de nuevo durante el siglo XXI y más adelante. En el informe se señala que durante el Último Interglacial, cuando las temperaturas eran 2°C más altas que en los niveles preindustriales, los niveles máximos globales del mar eran entre 5 y 10 m más altos que los de hoy en día.
  • el agua de mar se ha vuelto más ácida (su pH ha disminuido en un 0,1) desde el inicio de la era industrial debido a las emisiones de dióxido de carbono de origen humano y seguirá acidificándose durante el siglo XXI.
  • es muy probable que la cubierta de hielo del Ártico siga menguando y haciéndose más delgada y que el manto de hielo de la primavera del hemisferio norte disminuya a lo largo del siglo XXI a medida que vaya aumentando la temperatura media global en superficie. Según algunos escenarios, el océano Ártico estará casi libre de hielo en el mes de septiembre antes de mediados de siglo.
  • existe un nivel de confianza muy alto de que los glaciares sigan menguando y perdiendo masa en todo el mundo, con muy pocas excepciones. Según uno de los escenarios, el volumen de los glaciares podría seguir reduciéndose hasta entre un 35 y un 85% de aquí a 2100. Mientras tanto, la extensión del manto de nieve del hemisferio norte ha disminuido desde mediados del siglo XX, especialmente en primavera y seguirá esa tendencia.
  • es probable que la influencia humana haya afectado al ciclo global del agua y sus características desde 1960. Por ejemplo, en los últimos decenios las precipitaciones han aumentado en las superficies de tierra de las latitudes medias del hemisferio norte.

En un proceso que duró tres años, más de 250 científicos elaboraron el volumen de “Base de ciencia física” del Quinto Informe de Evaluación. El año que viene se publicarán otros volúmenes sobre el impacto, adaptación y vulnerabilidad, sobre mitigación y un informe de síntesis. El IPCC no realiza trabajos nuevos de investigación, sino que su mandato consiste en realizar evaluaciones de importancia para la formulación de políticas sobre la literatura mundial existente relativa a los aspectos científicos, técnicos y socioeconómicos del cambio climático. Sus informes han sido un fuerte motivo de inspiración para la adopción y aplicación por los gobiernos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

 

 


Nota para los periodistas: Para más información, sírvanse consultar: www.ipcc.ch, www.wmo.int o www.unep.org, o ponerse en contacto con Clare Nullis en la OMM en el siguiente número: +41-79-709-1397 o la siguiente dirección: cnullis@wmo.int, o con Nick Nuttall en el PNUMA en el siguiente número: +254-2-623084 o la siguiente dirección: nick.nuttall@unep.org.

 

sp
 

 

top
line

 


 
© Organización Meteorológica Mundial (OMM), 7 bis, av. de la Paix, CP 2300, CH-1211 Ginebra 2, Suiza -Contáctenos
- Derechos de autor | Fraudes | Confidencialidad | Descargo de responsabilidad | Condiciones de uso | Naciones Unidas | Accesibilidad