Más húmedo

Las precipitaciones (de lluvia y nieve) varían naturalmente de un año para otro y de un decenio para otro, debido a la influencia de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) y de otros factores climáticos.  

Además de influir en la variabilidad natural, es probable que el cambio climático influya también en la frecuencia e intensidad de las precipitaciones extremas porque el aire caliente puede retener más humedad.  

El aumento de las temperaturas acelera también el ciclo del agua, lo cual puede ocasionar un aumento de la evaporación y de la intensidad de las precipitaciones. La mayor intensidad de las lluvias durante las tormentas tropicales y el aumento del nivel del mar conllevan un riesgo particular para las regiones costeras.

Los cambios del ciclo del agua no serán uniformes. Durante el siglo XXI se acentuará el contraste de las precipitaciones entre las regiones húmedas y secas y entre las estaciones húmedas y secas, si bien podrá haber excepciones regionales, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Una encuesta de la OMM realizada en 2010 reveló que los récords nacionales de precipitaciones extremas correspondientes a períodos de 24 horas se han registrado mayormente en los dos últimos decenios (1991-2010). Las inundaciones fueron los fenómenos extremos más frecuentes.

Las inundaciones en Pakistán causaron la muerte de más de 2 000 personas y afectaron a 20 millones de personas en 2010, año más húmedo del que se tiene registro.

Las inundaciones del sureste de Asia en 2011 ocasionaron pérdidas económicas de más de 40 000 millones de dólares de Estados Unidos, principalmente en Tailandia, y causaron más de 800 víctimas mortales. En enero de 2011 una crecida repentina en el sur de Brasil se cobró más de 900 vidas.

En junio de 2013 las inundaciones y los deslizamientos de tierras en Uttarakhand, al norte de la India, provocaron la muerte o la desaparición de más de 5 800 personas.  Las inundaciones en Europa Central de mayo y junio de 2013 causaron pérdidas económicas de más de 20 000 millones de dólares.

El tifón Haiyan azotó Filipinas el 8 de noviembre. Mató al menos a 6 300 personas, sobre todo a causa de la marea de tempestad que provocó, la cual tuvo efectos similares a los de un tsunami. El volumen total de las precipitaciones en la isla de Leyte fue superior a 500 mm, llegando a superarse los 685 mm con Haiyan y con otra tormenta tropical.

En junio y julio de 2014 más de 700 000 personas en Paraguay, el oeste de Brasil y el norte de Argentina se vieron afectadas por inundaciones generalizadas en la cuenca del río Paraná, en el centro de América del Sur.

En 2015 se produjeron inundaciones destructivas en numerosas partes del mundo, que tuvieron por resultado cuantiosas víctimas y repercusiones humanitarias, abundantes pérdidas económicas, o ambas cosas.

Debido al intenso episodio de El Niño, 2015 fue un año húmedo en numerosas zonas subtropicales de América del Sur (en particular en Perú, el norte de Chile, Bolivia, Paraguay, el sur de Brasil y el norte de Argentina), y en zonas del sur de Estados Unidos de América y el norte de México. Durante 2015, aunque globalmente las precipitaciones estuvieron en torno a la media a largo plazo, se produjeron varios fenómenos extremos. Hubo muchos casos en los que los totales de precipitaciones en 24 horas superaron la media mensual normal.

Visión rápida en cifras

 Máxima precipitación en 1 minuto: 31,2 mm 4.7.1956, Unionville, Maryland, Estados Unidos de América

 Máxima precipitación en 12 horas: 1,144 m, 7-8.1.1966, Foc-Foc, Isla de la Reunión

 Máxima precipitación en 12 meses: 26,47 m del 8/1860-7/1861 en Cherrapunji, India

2015 de un vistazo

 

Regions tab