Más cálido

El mundo acaba de vivir el año, el quinquenio y el decenio más cálidos de los que se tenga registro. Quince de los dieciséis años más cálidos se han dado en este siglo.

En 2015 la temperatura media global en superficie batió todos los récords anteriores, al superar en unos 0,73 ºC la media del período 1961-1990, que era de 14,0 ºC. Eso supuso un hito ya que, por primera vez, la temperatura llegó a superar en 1 ºC la del período preindustrial 1880-1899, lo cual significa que ya estamos a más de medio camino del límite de los 2° C, por encima del cual la vida en el planeta será cada vez más precaria.

En 2015 el incremento prolongado de las temperaturas mundiales, causado principalmente por los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero y por un intenso episodio de El Niño, tuvo como consecuencia un calentamiento aún mayor. En amplias zonas de América del Sur, África, gran parte de Europa, el noreste de Eurasia, Oriente Medio y en la parte occidental de América del Norte las temperaturas fueron especialmente altas. En Asia y América del Sur se establecieron récords de temperaturas continentales.

El período 2011-2015 fue el quinquenio más cálido del que se tenga registro. Según evaluaciones científicas, el cambio climático multiplicó por diez o más el riesgo de que se produjeran olas de calor durante ese período.

El decenio más cálido jamás registrado fue el de 2001-2010, durante el cual la temperatura media mundial fue de unos 0,47ºC por encima de la media registrada entre 1961 y 1990. Cada uno de los cuatro últimos decenios ha sido más cálido que el anterior.

En el siglo XXI ha habido varias olas de calor extremadamente elevadas. Entre ellas cabe citar las de India en 2002 y 2003, en cada una de los cuales murieron más de 1 000 personas; la del verano de 2003 en Europa, que se cobró más de 66 000 vidas, y la intensa ola de calor en la Federación de Rusia en julio/agosto de 2010.

El número de días y noches fríos está disminuyendo y el número de días y noches cálidos está aumentando, lo cual tiene consecuencias importantes para la salud humana, la producción agrícola y los ecosistemas.

Más del 90 por ciento del exceso de energía atrapado por los gases de efecto invernadero se almacena en los océanos, cuyo calentamiento proseguirá durante todo el siglo.

El calentamiento del Ártico se está produciendo a un ritmo que es aproximadamente el doble del promedio mundial, lo que tendrá unas consecuencias persistentes y de largo alcance en otras partes del mundo.

Visión rápida en cifras

La temperatura en superficie más alta jamás registrada fue de 56,7 °C (134 °F), en Furnace Creek (antiguo Greenland Ranch), California, Estados Unidos de América, el 10/7/1913

La temperatura en superficie más alta jamás registrada en el hemisferio sur fue de 50,7 °C, en Oodnadatta, Australia

 

Regions tab