Afrontemos el futuro

Afortunadamente, los gobiernos del mundo están ahora plenamente convencidos de la certeza científica del cambio climático y de la necesidad de tomar medidas urgentes. Es preciso realizar más investigaciones e inversiones para propiciar el avance de las tecnologías que emiten bajos niveles de carbono, particularmente en el sector de la energía. Ya existen numerosas políticas, tecnologías y medidas en ese ámbito, pero hace falta ampliar su utilización. A ello deben contribuir los ciudadanos particulares, los líderes comunitarios, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil, los gobiernos y el sistema de las Naciones Unidas.

La ciencia seguirá desempeñando un papel fundamental. Gracias a la continuación y la mejora de las observaciones científicas del sistema climático se podrán vigilar los progresos de la reducción de las emisiones de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor. Gracias a la continuación y la mejora de las investigaciones científicas se alcanzará una comprensión más cabal del cambio climático a escala nacional y regional, de sus efectos y de las soluciones de adaptación. Asimismo, gracias a la ciencia se podrán determinar soluciones prácticas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y encauzar a la comunidad internacional hacia un futuro más verde.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha contraído el compromiso de contribuir a todos estos esfuerzos. La OMM copatrocina y acoge al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), cuyos informes periódicos de evaluación constituyen una base sólida para la adopción de medidas. La OMM es también el principal copatrocinador y anfitrión del Sistema Mundial de Observación del Clima y el Programa Mundial de Investigaciones Climáticas. La red creciente de Centros Regionales sobre el Clima de la OMM y de Foros sobre la evolución probable del clima está creando capacidad a escala nacional y regional. La OMM tiene previsto crear un sistema integrado de vigilancia de los gases de efecto invernadero para informar a las instancias decisorias sobre los progresos en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN) de todo el mundo y sus asociados también están colaborando a través de la OMM en la ejecución del Marco Mundial para los Servicios Climáticos. Los servicios climá- ticos permiten traducir los conocimientos científicos en medidas prácticas para fortalecer la resiliencia al clima, la adaptación al clima y la mitigación de sus efectos, y el desarrollo sostenible. Mediante la integración de la información climática, las predicciones climáticas, y la información y datos socioeconómicos y de otro tipo pertinentes en productos adaptados a las necesidades de los usuarios, los proveedores de servicios climáticos capacitan a las instancias decisorias para abordar los riesgos y las oportunidades que plantea el clima. Las medidas tomadas en sectores sensibles al clima, como el de la agricultura, los recursos hídricos, la gestión de desastres, la salud pública o la energía, se rigen por los servicios climáticos.

Puesto que el cambio climático plantea un reto fundamental para la humanidad, se ha integrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que dirigirán la agenda mundial en la senda hacia el año 2030. Si la comunidad internacional actúa tomando como referencia los mejores datos científicos disponibles y aprovechando la voluntad política y el apoyo público crecientes, puede llegar a crear un mundo ambientalmente sostenible y económicamente próspero.

Para saber más sobre el papel de la climatología en la adopción de decisiones, sírvase consultar los siguientes sitios web:

Organización Meteorológica Mundial (OMM)

Global Framework for Climate Services

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)

World Climate Research Programme

Global Climate Observing System