Ozono

La función que cumple el ozono en la atmósfera y sus efectos sobre la salud y el clima

© Geir Braathen Las partículas en las nubes estratosféricas polares de la capa de ozono dispersan la luz de manera que puede verse toda una paleta de colores, que a veces se parece a los colores del arco iris.

El ozono (O3) es una forma especial de oxígeno.

Representa una ínfima parte de la atmósfera, aunque su presencia es fundamental para el bienestar humano.

La OMM y la comunidad científica vigilan la evolución del ozono en el mundo entero, al aplicar la información meteorológica obtenida en tierra firme, por globos, desde aeronaves y desde satélites.

© Geir Braathen

La capa de ozono se encuentra en la parte superior de la atmósfera, entre 10 y 40 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, donde vuelan la mayoría de los aviones, en una zona denominada la estratosfera.  Contiene cerca del 90% de todo el ozono en la atmósfera.

La capa de ozono actúa como un filtro solar natural, que absorbe la luz ultravioleta (UV) y protege a personas, animales y plantas contra la mayoría de los rayos nocivos del sol. Sin la capa de ozono, los seres humanos estarían expuestos a la radiación ultravioleta 70 veces más que la exposición actual, y más personas padecerían quemaduras de sol, cáncer de piel y problemas oculares.

Enlaces conexos:
Ozzy Ozone
 Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 

Vídeo en inglés
Agujero de ozono videoplay-button

En 1985, se descubrió un agujero masivo en la capa de ozono sobre la Antártida.

Con el agujero de ozono, ha aumentado la cantidad de rayos ultravioleta (UV) que nos afecta. Ese incremento no significa que no podamos disfrutar de actividades al aire libre, sino que siempre deberíamos protegernos contra los rayos UV.

El agujero de ozono es un fenómeno que ocurre una vez al año (de agosto a octubre).  En el punto más grave del agujero (desde fines de septiembre hasta principios de octubre) prácticamente todo el ozono entre 12 y 20 kilómetros en la estratosfera se destruye.

La destrucción de la capa de ozono es el resultado de gases de origen antropogénico, los cuales contienen sustancias que agotan la capa de ozono.  Hoy en día, se ha prohibido más o menos el uso de estas sustancias tras la celebración del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono de 1985 [PDF] y del Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono de 1987, en los que la OMM y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) desempeñaron una función destacada.

No obstante, estos gases nocivos permanecen mucho tiempo en la atmósfera y solamente disminuyen a un ritmo de un 1% por año.  Mientras permanezcan estos gases en la atmósfera, se producirán enormes agujeros de ozono.  

Se espera una completa recuperación del agujero de ozono sobre la Antártida para aproximadamente el año 2065.

Descarga los siguientes documentos:
Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono de 1985 [PDF]

Enlaces conexos:
Protocolo de Montreal de 1987

¿Por qué el agujero de ozono se forma solamente en la Antártida y en ningún otro lugar?

La respuesta a esta pregunta reside en las condiciones meteorológicas especiales de la estratosfera de la Antártida, entre 15 y 25 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, donde durante el invierno las temperaturas pueden bajar hasta por debajo de -80° C e incluso por debajo de -90° C.

En temperaturas tan bajas, pueden formarse nubes en la estratosfera a pesar de que por lo general nunca existen nubes a esta altura, ya que la cantidad de vapor de agua ahí es muy escasa. Estas nubes estratosféricas polares pueden formarse en el Ártico, pero se forman más a menudo en la Antártida debido a sus temperaturas más frías.

Entre las partículas de las sustancias que agotan la capa de ozono pegadas a su superficie ocurre una reacción química propia de estas nubes. Estos compuestos químicos aumentan durante toda la noche polar (entre mayo y agosto, sobre gran parte de la Antártida).

Cuando vuelve a salir el sol en la Antártida cada año a fines de agosto, los químicos reaccionan con la luz solar, destruyendo drásticamente el ozono y formando el agujero de ozono sobre ella cada año, entre septiembre y noviembre.

© Amy Johansson Silueta de una fábrica con chimeneas y humo denso

Los gases de origen antropogénico, causantes del agujero de ozono, son también gases de efecto invernadero potentes. Eliminar estos gases de la atmósfera es tanto una medida para reparar el agujero de ozono como una medida para combatir el cambio climático.

En efecto, la prohibición de sustancias que agotan la capa de ozono ha sido una de las medidas más importantes que se han adoptado hasta la fecha para combatir el cambio climático.